Ya sabía yo que METRO causaría la envidia de muchos "colegas", pero no sabía a qué extremo.

Y es que resulta que tras las amargas 'quejas' de dizque editores de dizque publicaciones, a METRO le acaban de cancelar toda publicidad gubernamental. No hubo explicación de por medio, salvo la de una amabilísima directora de área que me dijo: "lo que pasa es que tienes muchos "amigos" que te echaron tierra y por eso nos ordenaron quitarte toda la publicidad. No creas que es personal".

Sin embargo, a todos esos inefables 'periodistas', puedo decirles que, francamente, me importa un pito que tengamos o no publicidad gubernamental. Afortunadamente, en METRO no tenemos necesidad de andar buscándole la ubre a 'Mamá Gobierno' para subsistir. Nuestros pies, nuestras manos y nuestros cerebros están acostumbrados a trabajar, y lo que menos queremos es vivir arrimados al presupuesto, bebiendo café y lamiéndole las botas al Gobierno en turno.

Y antes que enfadarnos, es más preciso dar las gracias a los envidiosos, porque así no nos convertiremos en las lapas que ellos son. A diferencia de ellos, a nosotros nos nos da miedo vivir de nuestro trabajo y de nuestro esfuerzo. No necesitamos de estar copiando y pegando boletines en nuestras páginas para limosnear inserciones, y mucho menos andar ocultando nombres de funcionarios o de sus parientes cuando cometen sus fechorías, amparados en una prensa blandengue y sin ética periodística.

Gracias a los envidiosos, porque ahora sí nos han enviado al destierro de la 'comunidad' de 'los chicos de la prensa' en Aguascalientes. No formamos parte del grupito de 'informadores' hidrocálidos, y eso nos llena de orgullo, porque entonces METRO no será identificado por sus lectores como 'la prensa vendida'.

Gracias, "colegas"...
Axact

Axact

Vestibulum bibendum felis sit amet dolor auctor molestie. In dignissim eget nibh id dapibus. Fusce et suscipit orci. Aliquam sit amet urna lorem. Duis eu imperdiet nunc, non imperdiet libero.

Post A Comment: