Yo no sé quién pudo haber hecho algo tan horrendo... sin duda alguien que me detesta (hasta sospecho de los Neonazis)... El caso es que algún ser abominable le ha enseñado a mis gemelas la horrenda cancioncita ésa de "...y soy rebeldeeee..."

Todo este día se la han pasado "cantando" (más bien son berridos infantiles que dejarían pálido de envidia al más plantado de los matlachines) esa nefasta cancioncita. Lo peor es que ése par de copias, fieles a la tradición de la casa, han desechado gran parte de la letra de la cancioncita ésa y se han regodeado con sólo una estrofa, que es la que han machacado todo el día.

Al principio, me pareció sólo un simple suplicio mañanero que supuse pasaría rápido tras el desayuno que les preparé... pero no. Siguieron hasta el medio día. Luego a la hora de la comida, entre buches de agua y arroz, el tarareo fue cediendo espacio a lo 'infantil', para constituirse como una seria amenaza a mi cordura (que ya no es mucha).

Para las cuatro de la tarde, yo ya estaba decidido a llamar a una patrulla para que se las llevara al Centro Neuropsiquiátrico, pero mi esposa me disuadió con una mirada fulminante...

Ya son las nueve de la noche y ese par de móndrigas no han parado de cantar "y soy rebeldeeee..." Ya les ofrecí dinero. Ya las amenacé, Ya les compré duces y chocolates. Hasta las he amagado con denunciarlas ante el Ministerio Público... pero nada, ni me pelan ni se sienten aludidas. Siguen cantando "y soy rebeldeee...".

Mis otros hijos están realmente asustados. Queda claro que a las gemelas ya se les pegó la máquina, y no tienen para cuándo. Yo ya no sé si llamar al doctor o llamar al mecánico. Los perros de los vecinos aúllan de dolor y consternación. Los vecinos ya han empacado sus cosas y huído al Congo Belga... Suertudos...

Voy a esperar a que la Suprema Corte de Justicia de la Nación resuelva la controversia constitucional sobre el presupuesto de la federación. Si para entonces éste par de locas no se han cansado de cantar "y soy rebeldeeee", promero que abrazaré los hábitos y me iré a un convento...

Lo juro...
Axact

Axact

Vestibulum bibendum felis sit amet dolor auctor molestie. In dignissim eget nibh id dapibus. Fusce et suscipit orci. Aliquam sit amet urna lorem. Duis eu imperdiet nunc, non imperdiet libero.

Post A Comment: