Después de mis vacaciones en la playa, apenas hoy me digné en ir a la imprenta para ver como iban los acabados de METRO y.... joder.... los malditos duendes se desataron...

No sé a quién se le ocurrió pasar las placas sin antes revisarlas, lo cierto es que no salió la cabeza de la sección de los camiones urbanos, salió invertido un anuncio, así como el crucigrama y uno de los cartones...

Lo peor es que el condenado prensista creo que andaba borracho o dormido, el caso es que la selección de color de la portada y la contraportada es un desmadre de colores. Hasta mi hija Helena se burló cuando vió el registro, diciendo: "huy papá, ahora sí que tienes muchísimos colores en el METRO..."

Urge que ya vengan esas maquinitas que hemos apartado para la producción en serio de METRO...
Axact

Axact

Vestibulum bibendum felis sit amet dolor auctor molestie. In dignissim eget nibh id dapibus. Fusce et suscipit orci. Aliquam sit amet urna lorem. Duis eu imperdiet nunc, non imperdiet libero.

Post A Comment: