Hoy es el día en que muchos de mis "colegas" se abandonan a la lisonja convenenciera que los políticos -en su mayoría- prodigan a los reporteros.

Yo ya tengo muchos años que no me he parado en ninguna reunioncita de ésas que dicen son para 'festejar' a los reporteros en su día. Y estoy casi seguro de que no lo haré en los próximos años. Eso de dejarse 'chiquear' por el gobernador en turno me parece de lo más patético y miserable que hay en esta pobre profesión. Probablemente soy un extremista, pero así creo que debe ser un periodista real: libre de compromisos, a prueba de complacencias, alejado del bullicio de burócratas lambiscones, indemne a tentaciones.

Además, no hay mucho que celebrar. 2004 fue el peor año para el ejercicio de la profesión periodística desde 1995. Irak fue el país más peligroso del mundo para los periodistas, donde murieron 19 de ellos. Además, 15 fueron secuestrados -cinco siguen estándolo- y uno de ellos ejecutado. En Asia murieron 16 periodistas, casi todos por sus tomas de posición. El panorama en 2005 no parece nada halagüeño. Nomás hay que ver la lista negra de los periodistas mexicanos que han perdido la vida por ejercer su profesión.

No hay nada qué celebrar. Al contrario, hay mucho trabajo qué hacer.
Axact

Axact

Vestibulum bibendum felis sit amet dolor auctor molestie. In dignissim eget nibh id dapibus. Fusce et suscipit orci. Aliquam sit amet urna lorem. Duis eu imperdiet nunc, non imperdiet libero.

Post A Comment: