En los últimos meses, tanto en Facebook como en Twitter y otras comunidades, quienes nos dedicamos  al periodismo hemos recibido muchas veces (quizá demasiadas) vínculos a sendas sentencias de muerte dictadas al periodismo. Una y otra vez nos llegan negras premoniciones, las optimistas que hablan de la necesidad de un cambio profundo en la páctica reporteril; las pesimistas, de la inevitable defunción de esta práctica.

Para quienes vemos de cerca la vorágine de cambios y nuevas tecnologías, nos queda claro que la anunciada muerte del periodismo está lejos, muy lejos. Y esta conclusión no es únicamente de unos pocos, sino de muchos. Recientemente concluyó la reunión de la Asociación de Noticias en Línea (ONA, por Online News Association), en la que se habló ampliamente sobre las ideas para sostener aún mejor al periodismo y sobre cómo se puede incrementar la eficiencia en la que ahora se da por llamar 'industria de la información'.

Muchas conclusiones fueron a las que se llegó en la reunión, sin embargo, estas son las siete que más coincidencias recibieron entre los profesionales, y para muchos son prácticamente las 'siete ordenanzas' para que los periodistas nos mantengamos 'vivos' en este negocio:

1.- Explora las nuevas tecnologías, pero con calma

Si hubo algo en lo que la experimentada periodista Amy Webb insistió en su taller 'Top Ten Tech Trends You've Still Never Heard Of' fue en que si bien hay nuevas tecnologías para todo, algunas más encantadoras que otras, hay que ser muy cautelosos a la hora en la que uno aplica éstas en las coberturas periodísticas. Sería una tontería aplicarlas todas al mismo tiempo, pues sólo te llevaría a más problemas. Para el periodista es necesario aplicar sólo aquellas que permitan hacer más con menos aplicación de tiempo, y aunque sean 'bonitas' algunas simplemente no son propicias para todo.

2. Experimenta, y no tengas miedo de fallar

La auténtica cultura periodística insiste en que las nuevas ideas deben ser probadas antes de ser aplicadas, cosa que es opuesta en otro tipo de industrias en donde las fallas son parte del proceso de implementación. Los innovadores del periodismo tienen un enorme peso sobre sus hombros porque el mundo los está observando y la falla en un proyecto puede reventarlo de una manera espectacular, y aún así, no hay que temer al fracaso ni a los comentarios de los cretinos (siempre los habrá). Lo dijo muy bien Ann Grimes en su taller: "siempre es mejor fallar al principio, y hacerlo seguido, que fracasar cuando ya no haya manera de dar marcha atrás".

3. Sigue la sabiduría de las personas, pues saben más que tú

Hubo muchísimos foros y eventos en la ONA, pero el que definitivamente fue el mejor de todos el que no fue creado por los organizadores. Me refiero a la "un-conference" creada por Ryan Sholin, de la empresa Publish2, que insistió en que todos los que fueron dijeran algo, escribieran algo sobre sus puntos de vista que contrubuyeran al conocimiento colectivo para entender mejor cada tópico. Oro molido.

4. Hay que colaborar más con la gente que no está involucrada en el periodismo

Buscar inspiración en otros periodistas es como dejar que un ciego guíe a otros ciegos. La manera en la que verdaderamente se puede innovar es observar con detenimiento fuera del ámbito periodístico, para luego mejorarlo. Un ejemplo de esto es lo que ha estado haciendo la Universidad de Stanford y algunas otras escuelas de periodismo, que se han asociado con otras áreas y departamentos para crear nuevos procesos y tecnologías que puedan ser usados para mejorar los productos informativos que entrega el periodista. Recuérdalo: hay vida más allá de la redacción.

5. El gato tiene más de tres patas: búscale!

Hubo una sesión en la ONA que dejó a más de diez perplejos, pues quien la presentaba mostró una sola manera para crear un mapa en línea, cuando en realidad hay cientos de maneras, herramientas y técnicas para hacer mapas. La moraleja de este cuento: aún cuando haya una tecnología que todos estén usando, eso no quiere decir que el periodista no deba experimentar con otras. Es claro que los periodistas y los nerds (o geeks) gravitamos alrededor de la tecnología de moda, y criticamos a otros por no seguirla. En realidad, y luego de muchos años de ser costumbrista, me doy cuenta de que es nefasto ser 'amante' de una manera 'exclusiva' de hacer las cosas. Conozco a decenas de colegas que si van a usar una computadora, a fuerza debe ser una Mac; si usan un navegador, a fuerza debe ser Firefox; si usan correo electrónico, a fuerza debe ser Gmail. Hay que olvidarse de eso, y si hay algo que te sirva perfecto para hacer tu trabajo periodístico, adelante! (y compártelo, no seas avaro).

6. Sigue lo que te apasiona... ahora

No es necesario que te esperes a renunciar a tu trabajo actual para iniciar tu próximo proyecto que revolucione el planeta entero. Leo Laporte y Om Malik comenzaron con una idea para sus negocios y no se esperaron a que los directivos y editores de sus medios de comunicación les dieran la autorización para comenzar. Si inicias en pequeño y sin que nadie te vea con esa gran idea en mente, y la pones a trabajar, esa iniciativa tendrá mucho mejor oportunidad de salir a flote y ser descubierta por la gente.

7. Si eres proveedor de contenidos, que sean buenos, por favor

No importa si eres novicio, o si tienes muchos años en el periodismo: si lo que haces es una porquería, ni las nuevas tecnologías lo salvarán de ser siempre una porquería. Hay millones de nuevas ideas para presentar noticias, pero si la escritura, la ortografía, la redacción, la verificación, la investigación o el método no sirven o no son confiables, los lectores simplemente se irán a otro lado y te olvidarán.
Axact

Axact

Vestibulum bibendum felis sit amet dolor auctor molestie. In dignissim eget nibh id dapibus. Fusce et suscipit orci. Aliquam sit amet urna lorem. Duis eu imperdiet nunc, non imperdiet libero.

Post A Comment: