Sintomático, prácticamente típico de un sexenio moribundo, lo sucedido al inicio de la semana pasada, en la que el gobernador Luis Armando Reynoso Femat no tuvo más remedio que salir al paso de un 'asunto' generado por el vacío de capacidad de su oficina de Comunicación Social y el sobado entreguismo de los medios de comunicación locales.

El martes pasado, Matías Lozano Díaz de León y Raúl Cobos Ramírez habían adelantado información en su programa de radio 'Pulso de la noticia' sobre la posibilidad de que Reynoso Femat hubiera sido invitado a ser relevo en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Hasta allí la cosa no pasaba de ser una 'probabilidad' noticiosa, un rumor bien condimentado. Hasta que intempestivamente la propia coordinadora de comunicación Social del Gobierno del Estado, Carolina Rincón Silva, metió las manos para, junto con ellas, meter al gobernador en problemas. Vía telefónica intervino en el informativo radiofónico para intentar, de manera desastrosa, un "control de daños" que sólo sirvió para hacer grande el chirimoleo. No sólo cometió el error de intentar -fallidamente- ponerse a la altura de dos periodistas mordaces en sus terrenos, sino que también involucró al Secretario General de Gobierno, Juan Ángel Pérez Talamantes, en una supuesta risotada gubernamental relacionada con la revelación.

Luego del incidente, elreportero.com.mx dio a conocer la intervención de la burócrata, luego de que ésta misma había decidido 'legitimar' mediáticamente el incidente, es decir: hacerlo grande.

Tras este craso traspiés, para la tarde de ese mismo martes no hubo más remedio para la Coordinación de Comunicación Social que hacer uso del tradicional envío de boletín pagado a los medios de comunicación, los que a su vez cumplieron puntualmente sus obligaciones contractuales de correas de transmisión de un desmentido oficial.

Ironías. El tradicional intento de aplastar comentarios y opiniones a base de boletines e inserciones pagadas pone más en evidencia las tribulaciones de un sexenio moribundo y que cada vez pierde más y más el dominio sobre sí mismo, llevándose por delante al propio gobernador. Si Carolina Rincón Silva hubiese tenido un mínimo de interés en hacer un buen trabajo de control de daños, hubiese dejado pasar el rumor comentado en 'Pulso de la noticia' como tal lo era: una hablilla, un chisme. Su intervención sólo sirvió para atizar el fuego y volver el asunto 'materia de estado', provocando el interés de elreportero.com.mx en divulgar el hecho de su error como burócrata y, para colmo de la estulticia, usar a los medios de comunicación locales como corifeos de su yerro, haciendo el gazapo más visible, y enterando a prácticamente todo el mundo de lo que pudo haber sido apenas una sabrosa anécdota para consumo de unos cuantos.

Este simpatiquísimo cómic digno de Condorito nos pinta de cuerpo entero una administración gubernamental paranoica y que poco utiliza el cerebro para cavilar sus reacciones. Utiliza cañones para matar moscas, y no sólo desperdicia municiones -boletines-, sino que las moscas a las que busca aniquilar siguen volando y  se hacen cada vez más evidentes para el resto de la sociedad. En estricto sentido debiera yo dar gracias porque el incidente aumentó mis followers en Twitter y mis amigos en Facebook, pero la verdad es que más indignación me causa ver que el mecanismo de connivencia entre gobierno y medios sigue, aún y a pesar de que el mismo ya no sirve para nada, porque ya nadie se lo traga.

Espresso: Interesantísima la entrevista que elreportero.com.mx tuvo con Florentino Reyes Berlié, panista que busca la candidatura a la Alcaldía de Aguascalientes. Es claro que su paso por la Secretaría de Gestión e Innovación tuvo efecto y brindó una conversación que hasta el momento me parece es la que más tiene los pies sobre la tierra con respecto a las políticas públicas y los usuarios de internet.
Axact

Axact

Vestibulum bibendum felis sit amet dolor auctor molestie. In dignissim eget nibh id dapibus. Fusce et suscipit orci. Aliquam sit amet urna lorem. Duis eu imperdiet nunc, non imperdiet libero.

Post A Comment: