Translate

Respeto / El #podcast de @elreportero

COMPARTIR:

En este podcast nos sumergimos en esa y muchas más consideraciones sobre un tema que tiene nada de indignante y mucho de risible


Ya sabíamos que iba a pasar. Apenas salió el primer episodio de este podcast y empezaron a llegar las quejas.
  • Que Somos unos irrespetuosos
  • Que No tenemos sentido de la moralidad.
  • Que Diosito -el que ustedes gusten- nos va a torcer los brazos y nos pondrá en lo más profundo del averno para expiar nuestras herejías.
  • Pues sí… Que Nos vamos a ir al infierno.
Pero aunque implique revelar el contenido de un futuro podcast, resulta que el infierno... NO EXISTE…!

El caso es que ¡Ya no hay respeto! reclaman los ancianos venerables. Las mamás, los papás, las abuelitas, los tíos, los maestros, hasta algunos de nuestros amigos. Todos dicen que no sólo nosotros, sino la juventud de ahora es mucho peor que la de antes.

Somos unos monstruos que quieren acabar con todo lo que es sagrado, con todo lo que es respetable.

Según muchos, los irrespetuosos acabaremos con este planeta, lo destruiremos, no quedará piedra sobre piedra después de que tomemos el control económico y político de este lugar llamado tierra.

Así es. Ya no hay respeto. Se ha acabado.

Pero, y a todo esto…

¿Qué es el respeto?

Antes de continuar con el trabajo educativo de este maravilloso, excelente, fantástico, portentoso, prodigioso, estupendo, extraordinario, magnífico, soberbio, admirable, fascinante, alucinante, atrayente, deslumbrante, encantador y seductor podcast, debemos revisar con cuidado de qué se trata eso del respeto… porque la mera verdad la mayoría lo confunden con meter miedo simple y burdo sobre ciertos temas (y en eso es experto el gobierno), y muchos otros (la religión y sí, otra vez el gobierno) lo usan para limitar las libertades, que es mucho peor.

La palabra respeto viene del latín respectus, que significa ‘atención’ o ‘consideración’, y se trata de la valoración especial que se le tiene a alguien o a algo, al que se le reconoce valor social o especial diferencia.

Antes de que este podcast se llamara como se llama, teníamos en mente ponerle YA NO HAY RESPETO, pero no porque seamos irrespetuosos, sino al contrario, porque estamos totalmente de acuerdo en que el respeto es uno de los valores fundamentales para la sana convivencia entre todos, y más entre los jóvenes. Estamos plenamente convencidos de que a la hora de interactuar con personas de nuestro entorno, siempre es conveniente tener en cuenta las formas de respeto que se basan en la relación de reciprocidad, respeto, y reconocimiento mutuo.

En donde sí ya se nos acaba el respeto es con aquellas tendencias, doctrinas o leyes que sólo buscan meternos miedo y hacer mucho peores nuestros complejos de inferioridad.

Estamos totalmente en contra del abuso de los límites preestablecidos para un correcto orden y trato de las personas o situaciones de cada individuo. Estamos en contra de la imposición de límites o normas absurdas que van en contra de los derechos de cada individuo. Estamos en contra de la explotación del miedo, porque es la peor jaula para las libertades.

Te hubieras ahorrado todo ese párrafo diciendo que somos libertarios...

Bueno, es para que quede claro cuál es la base del nacimiento de elreportero.com.mx. Pero mejor pongamos ejemplos:

Nos respetamos a nosotros mismos, pero estamos en contra de los gobiernos o las religiones que se arrogan el “derecho” de decir qué podemos o no hacer con nuestros cuerpos.

Respetamos a nuestros padres, pero estamos en contra de aquellos padres que usan a sus hijos, y más en contra de esos hijos que maltratan o desprecian a sus padres.

Estamos a favor de un gobierno, siempre y cuando éste respete a su vez a los ciudadanos y sus libertades. Los gobiernos y los políticos que intentan quitarle a la gente derechos y libertades son simplemente estiércol para nosotros.

Respetamos las religiones, pero no estamos de acuerdo con la agenda de sus administradores, sobre todo si limitan la libertad de las personas.

En resumen, antes de que te cambies de podcast: estamos a favor de la razón, que es la que nos convierte en personas. Creemos que la base que nos hace humanos completos es la facultad de pensar y reflexionar para llegar a una conclusión, o formar juicios de una determinada situación o cosa.

Por eso, estamos totalmente en contra de las creencias sobre los fenómenos sobrenaturales, las pseudomedicinas y las pseudociencias, porque esas tonterías limitan el razonamiento y las libertades.

Sí, nos pueden acusar de ser escépticos irredentos y… pues sí… me parece que allí sí van a acertar.

Pero regresemos al tema del respeto. Desde pequeños se nos enseña a ser respetuosos con nuestros padres y con las personas mayores. Después de cierto tiempo se nos enseña, de acuerdo al tipo de familia en el que hayamos nacido, a respetar la religión y a respetar ciertas personas fuera de nuestro contexto familiar, como son los tíos y los vecinos.

Más adelante también se nos enseñan los principios básicos de las leyes del lugar donde hayamos nacido, muchos de ellos básicos, porque en ello va nuestra propia sobrevivencia, por ejemplo las leyes de tránsito, porque si no lo hacemos es muy probable que una motocicleta o un camión nos aplasten.

También es necesario que respetemos a los animales, sobre todo aquellos que tienen dientes y garras porque si nos pasamos de listos nos pueden poner una barrida y trapeada marca llorarás.

El uso del miedo tiene una función clave, y es sobrevivir. Se trata de una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza.

Por ejemplo, nuestras mamás nos meten miedo con el fuego, porque si lo tocamos nos vamos a hacer daño. Nos meten miedo con las escaleras porque, si somos pequeños, podemos caer de ellas y nos podemos lastimar. También se nos enseña a tener miedo de las situaciones que nos pueden enfermar y hasta matar como comer cucarachas o tierra.

Después viene el miedo inducido a los extraños como una forma de mantenernos alejados de personas que nos pueden hacer daño, sobre todo cuando estamos fuera de la vista de nuestros padres.

Cuando se supone que nuestro cerebro ya pesa más de quinientos gramos -de hecho cuando somos adultos pesa un kilo y medio- se supone que debemos comprender que el respeto es necesario para lograr una armoniosa interacción social. Y una de las premisas más importantes sobre el respeto es que, para ser respetado, es necesario saber o aprender a respetar, a comprender al otro y a valorar sus intereses y necesidades. En este sentido, el respeto debe ser mutuo y nacer de un sentimiento de reciprocidad.

Por supuesto que el respeto es una palabra cuyo significado puede variar con respecto al contexto donde estemos. Por ejemplo, puede manifestarse como un sentimiento de obediencia y cumplimiento de ciertas normas.

Tener respeto por alguien o algo superior alude a una actitud que puede expresarse como sumisión, temor, recelo o prudencia. El caso más claro es cuando nos enfrentamos a la religión y a sus representantes, y no tiene nada de malo tener ese respeto por figuras de ese tipo siempre y cuando a su vez se comporten con respeto hacia quienes les rinden esa deferencia.

Hablar acerca de un tema con respeto, como por ejemplo la lucha de las minorías sociales, nos debe llevar a hablar de manera sensible, ponderada y reflexiva, sin incurrir en descalificaciones o menosprecios.

La expresión de moda “con todo respeto” indica, por lo menos en teoría, que lo que se va a decir es una crítica constructiva y con total consideración hacia la otra persona.

El respeto puede ser también una forma de mostrar veneración o adoración, de prestar culto o rendir homenaje a alguien, como lo indica la expresión “presentar mis respetos”. En este caso, cuando utilizamos la palabra “respetos” en plural, es para significar saludos de cortesía.

Obviamente cuando ya te sabes estos principios del respeto, también sabes que si no sigues esos principios te conviertes en alguien que “Falta al respeto”, es decir que no guardamos la consideración o el debido respeto a una persona, en especial al decirle o hacerle una cosa poco apropiada.

Hasta allí todo va bien, pero ¿qué pasa cuando en vez de recibir una apropiada enseñanza de lo que es el respeto, se nos enseña a tener miedo de algo o de alguien?

Allí es cuando la cosa se pone muy fea, porque el miedo inducido de esa forma comienza un extraño viaje hacia temores irracionales y completamente inútiles.

Así, de pronto nos encontramos con que algunos de nuestros mayores, casi siempre nuestros padres, nos dicen que tenemos que tenerle miedo a los fantasmas, a los homosexuales, a las vacunas, a los extranjeros, a la muerte, a hacer el ridículo, a no ser exitoso, a no llenar las expectativas de los demás, a la gente que viene de otros estados, a las nuevas tecnologías y a un laaaargo etcétera.

Si nuestra familia es muy apegada a una religión, entonces nos vamos a encontrar con otras figuras de “respeto” que nos infunden miedos totalmente irracionales, como por ejemplo el de que hay un ser superior flotando sobre nuestras cabezas vigilando tooooodo lo que hacemos, apuntando en una libretita invisible cada cada ocasión en la que caemos en la tentación de hacer lo que nos da la gana con el único objeto de mandarnos a un lugar lleno de fuego y sufrimientos que durarán siglos y siglos.

Seguro que han oído a más de uno de sus parientes mayores decir “no tienes temor de Dios”.

Puesto que el miedo es inherente a los seres humanos, obviamente está en la base del sistema educativo, que en buena medida se define por el esquema básico del premio y del castigo.

Y, como si no fuera suficiente que nuestra familia y nuestra escuela nos meta en la cabeza ese tipo de cosas, vienen después las figuras de poder -que siempre esperan que las respetemos por hacer o decir estupideces-, a decirnos que debemos tenerle miedo a una vida sin el partido que los postula al poder político, y con eso viene una sarta de mentiras diseñadas para que nos la pensemos dos veces antes de mandar al cuerno a ese político con todo y su estúpido partido, como por ejemplo la falta de seguridad pública, el desempleo, la falta de movilidad, la carencia de oportunidades de estudios o negocios, la mala calidad de la educación y la carencia de infraestructura, entre otras advertencias.

Los medios de comunicación, y más recientemente las redes sociales, lucran a partir del terror, y se han vuelto expertos en propagar miedo y pánico. Diariamente se ocupan de informar los últimos acontecimientos, que van desde desastres naturales, enfermedades, olas de violencia y accidentes, hasta apariciones monstruosas o extrañas como el chupacabras, el Slender Man y el Ayowoki.

La peor versión de los medios de comunicación y las redes sociales es cuando sirven para propagar miedos relacionados con la raza, las preferencias sexuales o la supuesta intrusión de las minorías en las políticas públicas.

El miedo ha sido también una herramienta con la que tipos sin escrúpulos han abusado de su posición de poder, y no hablamos sólo de políticos. En las iglesias es más y más frecuente escuchar de casos de tipejos abominables que han usado su posición de curas, obispos y hasta cardenales para abusar de sus fieles, y los peores son los que han abusado de niños.

De hecho, el miedo ha sido siempre uno de los aliados más fieles del poder, que intenta que la población viva inmersa en él. La creación artificial de cosas a las que hay que temerles obliga a gente a blindarse frente a los contextos sociales. Cuando alguien, ya sea tu mamá, tu tío, tu vecina, el padre de la iglesia o tu político favorito te convencen de que debes tener miedo, se incrusta en el cerebro y quebranta la resistencia, te provoca pánico y paraliza cualquier disidencia, porque al final, y la historia nos lo corrobora a cada rato, no hay poder en la Tierra que no se haya dejado llevar por alguna forma de terror.

Por eso es que desde este podcast planteamos que es necesario que perdamos el respeto por aquellas cosas que nos han machacado durante tanto tiempo, pero no para volvernos unos tarados que insultan a todo mundo, sino para volvernos un poco más inteligentes.

Ni todo es respetable, ni hay cosas de las que no deben hablarse. Ser humanos nos obliga a ser inteligentes, y no podremos serlo mientras nuestras mentes siguen atoradas en un mundo de amigos imaginarios y de políticos corruptos que lo ensucian todo.

Por eso, YA NO HAY RESPETO.

Por eso es necesario que YA NO TENGAS RESPETO.

Porque si empiezas a ver las cosas como son, y les quitas las capas de solemnidad, de divinidad y de honorabilidad, entonces las verás como realmente son y como realmente las necesitas, y de esa misma forma comenzarás a ver con mejores ojos a quienes sí merecen respeto, que usualmente es a quienes tienes más cerca y cuidan de ti.

Alguien alguna vez dijo “Aprendí que la valentía no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El valiente no es quien no siente miedo, sino aquel que conquista ese miedo”. Ese alguien fue Nelson Mandela, y fue el hombre que, después de estar en la cárcel por 27 años, acabó con el apartheid en Sudáfrica y es ejemplo de a deveras de lo que se puede hacer cuando se quita uno los miedos y deja de ver con reverencia lo que no la merece.

Eso es lo que se puede lograr cuando YA NO SE TIENE RESPETO.


LOCO Y DIVERTIDO$type=grid$rm=0$sn=0$count=3$va=0

INDIGNANTE$type=sticky$rm=0$sn=0$count=3$va=0

Nombre

Ciencia,93,Deportes,153,Entretenimiento,109,Estados,93,Finanzas,154,Indignante,186,Internacional,405,Latinoamérica,166,Loco y divertido,111,Nacional,2314,Opinión,23,Podcast,10,Reportajes,33,Salud,80,Tecnología,128,Video,32,
ltr
item
elreportero.com.mx: Respeto / El #podcast de @elreportero
Respeto / El #podcast de @elreportero
En este podcast nos sumergimos en esa y muchas más consideraciones sobre un tema que tiene nada de indignante y mucho de risible
https://1.bp.blogspot.com/-lSGwlj3bZ38/XSJGeeCZj9I/AAAAAAABVNA/wMeitcIdWloPO-oFSI6MB8LLB3v1jLiMQCPcBGAYYCw/s1600/isotipo%2B600x600.png
https://1.bp.blogspot.com/-lSGwlj3bZ38/XSJGeeCZj9I/AAAAAAABVNA/wMeitcIdWloPO-oFSI6MB8LLB3v1jLiMQCPcBGAYYCw/s72-c/isotipo%2B600x600.png
elreportero.com.mx
https://www.elreportero.com.mx/2019/07/respeto-el-podcast-de-elreportero.html
https://www.elreportero.com.mx/
https://www.elreportero.com.mx/
https://www.elreportero.com.mx/2019/07/respeto-el-podcast-de-elreportero.html
true
269739281717927055
UTF-8
Todas las notas cargadas No se encontraron notas VER TODO Leer más Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio PÁGINAS NOTAS Ver todo TE RECOMIENDO ETIQUETA ARCHIVO SEARCH TODAS LAS NOTAS Ninguna nota coincide con tu búsqueda Regresar Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene Feb Mar Abr Mayo May Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic hace un minuto $$1$$ minutes ago hace una hora $$1$$ hours ago Ayer $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago hace más de 5 semanas Seguidores Síguenos PARA VER ESTE CONTENIDO PREMIUM SIGUE LAS INSTRUCCIONES: PASO 1: Comparte esta nota en cualquiera de estas redes sociales PASO 2: Haz click en el vínculo que compartiste en esa red social Copiar todo el código Seleccionar todo el código Todos los códigos se copiaron en tu portapapeles No se pueden copiar los códigos / textos, por favor usa [CTRL]+[C] (o CMD+C en Mac) para copiar